Movimiento Verde en España, ¿Los estertores de la muerte? o ¿el resurgimiento de las cenizas?

Los que conocemos Los Verdes Españoles hemos visto su declive total en los últimos años. Las rencillas personales y la falta de visión de futuro han ido fraccionando el espectro verde en multitud de mini partidos con unas inexistentes bases y en los que solo existía, en la práctica, alguien que se autoproclamaba portavoz de… y otro que era el secretario general de… sin que existiera realmente ningún trabajo detrás, tan solo mucho ego. Muchos preferían ser cabeza de ratón a cola de león, aunque quizás, la frase sea un poco optimista, porque la cruda realidad no se llegaba a cabeza de raton.
En la Confederación de los Verdes las cosas no estaban mucho mejor, una visión cortoplacista en la que solo se miraba las siguientes elecciones, sin pensar en un futuro más a largo plazo, han hecho que  se den bandazos muy difíciles de explicar a los electores y a los afiliados. A esto le unimos el rodillo impuesto por algunos partidos que supuestamente tienen unas bases de afiliados más amplias, y con ello, lo que  dictaban dos partidos era lo que se ejecutaba.


Lo de “supuestamente”, es un decir, ya que nunca se ha podido comprobar la veracidad de dichos censos, y cuando se ha intentado poner en marcha un sistema transparente, con su rodillo, han eliminado cualquier posibilidad. Si tienen todas las bases que dicen que tienen ¿Por qué no permiten comprobar sus censos?. Por desgracia esta situación también se dan en otros partidos, en los que también  sus bases deberían decidir,  por lo el número de afiliados es importante, es el caso de  IU, e igualmente vemos los problemas que esto genera. También hemos visto la situación esperpéntica que, con unos “lideres” impuestos y que no son del agrado de nadie,  ha hecho que la Confederación de los Verdes este dando los últimos bandazos.
Por desgracia la situación de otros partidos Verdes es muy parecida, pese a que en las últimas elecciones Europeas, y con las últimas decisiones tomadas por la Confederación de los verdes, en la práctica, solo se han presentado los verdes-grupo verde  aglutinando todo el voto verde, vemos que el declive es completo. Si sumamos todos los votos obtenidos los últimos años por los verdes, veremos que hay un claro retroceso del número de votantes verdes en términos absolutos. Sorprende aun más la lectura que hacen algunos de estos resultados, vendiendo, que cuanto peor están los demás  mejor estoy yo, gran error pensar que conseguir un 0.5% de los votos es un buen resultado.  Si además juntamos la escasísima afiliación también existente en estos grupos, nos puede hacer pensar que el futuro verde está muy negro.
Ahora que estamos en una situación de casi total hundimiento, surgen compañeros y compañeras con ganas de crear un proyecto nuevo, sobre nuevas bases, y estas bases son la militancia, las BASES con mayúscula. Desde un punto de vista verde, esta vuelta a las bases significa volver a los orígenes del movimiento verde, muy ligado a las ideas anarquistas también basadas en el movimiento asambleario. El proyecto que lleva ya algún  tiempo en marcha y que, en principio los que más promovieron el proyecto eran militantes verdes afiliados a partidos de la confederación, ha ido sumando voluntades, enriqueciéndose, de tal forma que hay ya compañeros y compañeras de muchos partidos Verdes con ganas de tener un partido fuerte, federal y unificado.
Quizás lo que más sorprende es que muchos de los “lideres” de partidos verdes, tanto de los que están en la confederación como de otros partidos, se hayan quedado al margen, quizás sabiendo que bajo unas nuevas bases organizativas transparentes, su poder, basado muchas veces en estar en posesión de la legalidad del partido, desaparezcan y tendrán que dejar paso a nuevas ideas y proyectos,  es por ello por lo que algunos se dedican a poner palos en las ruedas, a ver si consiguen parar este carro.
Por otro lado, se ha pedido en muchas ocasiones que los compañeros y compañeras que llevan años en la dirección verde, dejen paso a otros compañeros y compañeras que puedan refundar el espacio, llevan más de 25 años y no se ha conseguido avanzar.
Hace unos días se ha promovido el comienzo  de la construcción de un espacio verde único en Madrid, bajo el impulso y las propuestas surgidas del movimiento Verde de “Hondarribia”.  Se ha comenzado a crear una coordinadora con el objetivo de realizar una asamblea general en Enero, contando con todos los verdes  de todos los partidos, tanto afiliados como simpatizantes, e intentar relanzar el proyecto en Madrid.
Y como siempre me surgen algunas dudas al respecto.
Lo primero que tenemos que superar son  muchos miedos y recelos, resultara complicado animar a otros compañeros y compañeras  a que participen en una reunión, si alguien llega a la conclusión que puede estar controlado por un partido u otro, por ello es conveniente conseguir una “masa crítica” de compañeros y compañeras suficiente, para que cualquier partido quede diluido en esa “masa crítica”.
En segundo lugar, una pregunta muy directa ¿Están a medio plazo dispuestos los distintos partidos a renunciar a sus siglas y presentarnos todos como verdes a secas, en una lista sin apellidos?
El tema de las siglas es quizás uno de los más complicados, lo digo porque   en las anteriores elecciones Municipales y Autonómicas Madrileñas fue uno de los problemas, de forma que, aunque nos presentamos  como una lista unitaria, la realidad es que varios de los partidos impusieron ir con sus siglas en los sitios donde se presentaban, por lo que no nos presentamos como un solo partido unido, sino como varios, aunque esos sí, sin hacernos competencia. El resultado fue que después de las elecciones la unidad desapareció, tirando cada partido por su lado.
Creo que la única solución para LOS VERDES  en Madrid es que solo exista un partido, hasta que no asumamos esto va a ser complicado  llegar a obtener algún resultado positivo, y no solo electoralmente, sino también, y es seguramente lo más importante, para ir transformado la sociedad hacia un mundo más “HUMANO”.
 
“Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones: ese mundo está creciendo en este instante.”
 Durruti.

3 comentarios

  • Dicen que desde el pesimismo nunca se construye nada. No es que sea cierto, el pesimismo surge de la triste realidad, pero debemos contraponer el entusiasmo y compromiso por cambiarla. Así que aquí leo un análisis certero y veo el camino para superar esa mala situación también. Ánimo y a ver si nos vemos todas en enero con el Partido Verde europeo en los madriles.
    Salud y ecología
    ;))

  • Gracias Kike

    Esperemos que todos estemos a la altura y que podamos trabajar juntos

    Un abrazo
    Carlos

  • Ánimo con el blog y con los verdes, ambos requieren de curro, ilusión y honradez para evitar que se conviertan en peanas estáticas.
    Nos vemos en enero en Madrid, espero.
    Un abrazo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *